Cargando...
Comunicate: redaccion@yamisiones.com | MSN: redaccion@yamisiones.com
Seguí a Santiago:
Seguí a Jorge:

Ha’e kuera ñande kuera: La música como una lanza

23/04/2019
Ha’e kuera ñande kuera: La música como una lanza

Fortín Mbororé es una Comunidad Guaraní situada en el corazón de la Triple Frontera. Aquí, en la turística Puerto Iguazú, la aldea se halla integrada de algún modo a la traza urbana, o en palabras de la antropóloga Ana Gorosito Kramer, “al menos en lo que hace al impacto que las actividades de la ciudad ejercen sobre la vida de quienes residen en la comunidad”.

Es Mbororé, con casi 300 familias sobre su territorio, la más pobladas de las 105 Comunidades Guaraníes que existen en la provincia de Misiones. Sus 200 hectáreas, conservan aún parte de la selva que antaño lo era todo.

Prosigue Gorosito Kramer: “allí está la imponente reserva de selva paranaense (apenas un restito de lo que fuera en épocas de menor población e integración globalizada al mercado mundial turístico), sus saltos libres en oposición a los saltos cautivos (como los del Guairá o Sete Quedas) gracias a esa mega obra que significa la represa de Itaipú (…) Fortín Mbororé aparece cada tanto en la crónica periodística, aficionada a las noticias fuertes. Así, por ejemplo, fue centro de interés nacional cuando sus registros de mortalidad infantil fueron tan alarmantes que motivaron hasta la visita de autoridades nacionales para imponerse del asunto. Lo que ese tema inicial desnudó, es que los habitantes de la aldea sufrían de niveles alarmantes de desnutrición, especialmente entre sus niños y ancianos, lo que resultaba paradójico como contraste con el polo internacionalizado, dolarizado y eurizado de la ciudad”.

En el idioma mbya guaraní, Tupã Roka significa “Paisaje de Dios”. “Ese es mi nombre en mi Comunidad, pero también soy Luis” cuenta este joven de 22 años que, entre otras cosas, es uno de los cantantes de la agrupación de hip hop Ha'e Kuera Ñande Kuera.
“Nací en Foz de Iguazú, durante un viaje que mi madre y mi padre hicieron para visitar a mis abuelos. Ellos eran muy viajeros. Después viví en Andresito, y al poco tiempo ya nos instalamos en Fortín Mbororé. Pasé y paso toda mi vida en la selva. Ahora solo cuando tenemos algún recital o algo que hacer fuera de la aldea, vengo a Posadas” dice Luis.

El muchacho comenzó a vincularse con la música desde la infancia, cuando participaba de los coros mbya guaraní. “Ahí tocaba un instrumento que se llama mbaraka, que todavía toco. Es una calabaza con un palito” recuerda.

El origen de Ha’e Kuera Ñande Kuera se remonta a hace casi una década atrás, a partir del hallazgo fortuito de una tarjeta de memoria que uno de los gurices de la Comunidad Fortín Mbororé encontró tirado por ahí. “Recién unos meses después de haber encontrado eso, tuvimos un celular para ver que tenía esa tarjeta. Y ahí descubrimos la música de Porta, un rapero español que nos partió la cabeza” evoca Luis.

“Con los vagos, en la selva, tomando tereré, escuchábamos esas músicas y así descubrimos el hip hop, el rap, y ahí empezamos a animarnos a improvisar en guaraní, al principio en broma, como un juego”.

Berenice Teixeira Villalba enseña música. Varios años de su vida los pasó en el barrio Las Orquídeas, lindante con Fortín Mbororé. Hace algún tiempo, Berenice se presentó en la escuela primaria de la aldea, y se ofreció a dar clases de guitarra.

“En 2013, para un cumpleaños de mi hijo, invitamos a gurices de la comunidad. En una de esas agarro y pongo música de los Bro MC´S, que es un grupo de hip hop de una comunidad de Brasil, Guaraní Kaiowá. Ahí comenzó un poco todo. Como un juego, haciendo versiones de los Bro MC´S, y después les hice escuchar otros grupos de hip hop, originarios, de lucha, contestatarios. Y ahí se fueron apoderando de lo que ellos ya tenían adentro” señala Berenice.

Luis recuerda con gratitud esa secuencia: “Estábamos en la cancha de la aldea con la gurizada, y estábamos improvisando, y pasó Berenice, nos escuchó y llegó, nos invitó al cumpleaños de su hijo, vivían cerca de la aldea. En la casa, había guitarras, bajo, batería, era increíble. Y escuchamos músicas nuevas. Eso nos inspiró. Nos despertó”. Ese fue, podría decirse, el comienzo del grupo.

Ellos y nosotros. Ese es el significado de Ha’e Kuera Ñande Kuera, pero como explica Luis, “desde un sentido de unión, inclusivo”. El nombre del grupo también está relacionado a la composición de la banda que acompañó y acompaña a los cantantes – Luis y Fabián-, ya que se trata de músicos y músicas no indígenas.
Desde la constitución de la banda hasta ahora, muchos y diversos han sido los escenarios en los cuáles pudieron mostrar su arte. En el camino, además pudieron compartir experiencias musicales con sus pares Kaiowá de Matto Groso do Sul, grabar el video de su canción Nación Guaraní (Osunú Producciones) y ser incluidos en el programa Revolución en Estéreo, de la Cooperativa La Rastrojera Comunitaria.
“Cantamos sobre lo que pasa es nuestro territorio, lo que vemos. Lo que nos están sacando. Los árboles que se llevan. La forma que vemos y vivimos nuestra realidad” afirma Luis.
Así, Ha’e Kuera Ñande Kuera se presenta como una de las expresiones más genuinas y novedosas del espectro musical regional, con una apuesta que traza un puente cultural entre los suburbios del Bronx (dónde nació el hip hop)y la mística selvática de Fortín Mbororé , ahí donde habita uno de los pueblos de esa gran Nación Guaraní, que día a día resiste al avance del extractivismo y otras amenazas. Como ellos mismos dicen: “usamos la música como una lanza”.